El riego es lo más importante

El agua es el factor más importante para la vida y todo lo que tenga vida necesita agua. Por lo tanto lo más importante para cuidar de nuestras plantas va a ser cómo la vamos a regar, cuántas veces y qué cantidad debemos usar.

A través del riego las plantas absorben todos sus nutrientes que necesitan para alimentarse y crecer fuertes. Si el suelo en el que tenemos nuestra planta es una maceta, deberemos tener cuidado de que no le falte agua y esté bien alimentada. Pero si nuestra planta está en la tierra va a depender más de las lluvias y del tipo de riego que le suministremos.

Tipos de riego según la plantación

Se debe elegir el sistema de riego que más convenga a nuestras plantas, es aquí donde se debe realizar parte de la inversión ya que es el factor más importante que vamos a necesitar aparte de la luz, para que nuestra planta crezca fuerte y frondosa.

Podemos encontrar diferentes tipos de riego:

Riego por aspersión

Este tipo de riego nos hace una simulación de la lluvia, es un riego superficial no va directamente a la tierra, trata de dirigir el agua al aire y que está caiga en forma de lluvia y gotitas pequeñas. Este tipo de riego se usa para regar grandes espacios terrenales y plantas que necesitan poco agua, cómo puede ser los cereales o las hortalizas.

Riego por goteo

 

Es el riego más común, se utiliza en tierra más secas. En este tipo de riego se usan pequeñas tuberías montadas en hileras para que el agua corra hasta todos los espacios y entre medias tienen pequeñas aperturas para que el agua salga gota a gota, así se mantiene el espacio donde tenemos nuestra planta siempre húmedo.

Nebulizador

Es un riego que se usa en espacios mas pequeños e incluso cerrados, como son los invernaderos. Casi siempre este riego va en pequeñas tuberías que están en las partes altas y suelta agua a presión pero en orificios muy pequeños para que cree una neblina y tenga el espacio húmedo y fresquito. Es bueno usarlo para plantas que deben crecer a lo alto, como son los tomates.

Riego subterráneo

Es muy parecido al riego por goteo, sólo que la tuberías en este caso están enterradas en la tierra y la gota sale de abajo.

La importancia del pH del agua

Es muy importante saber que tipo de agua es mejor para que nuestro sustrato pueda coger todos los minerales y sales necesarios para que nuestra planta de marihuana crezca fuerte y con todas sus propiedades.

Las plantas de marihuana necesitan un sustrato para su crecimiento con un pH entre el 5,5 y el 7, por debajo de estos valores la planta apenas crecerá y por encima de los valores la planta se puede ahogar y por lo tanto morirá. Dándole a nuestras plantas el pH perfecto, estas crecerán fácilmente sin apenas tener que estar muy pendientes.

Las plantas de marihuana tienen tres ciclos de crecimiento y por lo tanto en cada ciclo su riego puede cambiar.

Crecimiento

En la fase de crecimiento el sustrato debe tener un pH aproximado al 6 es muy importante ir revisando en esta época este pH, ya que va a ser el factor principal para que nuestra planta crezca sin complicaciones. En esta fase la planta va a absorber todos los nutrientes, así cómo Fósforo, Nitrógeno y Potasio que van a ser los encargados de su crecimiento.

Período intermedio

En este período necesitamos que el pH sea un poco más ácido lo que va a ayudar a que nuestra planta absorba los nutrientes mejor, y así consuma mayor cantidad de Nitrógeno. El pH debe oscilar entre los valores de 5,8 y 6.

Floración

 

En esta fase la planta necesita absorber otro tipo de minerales ya que hay que trabajar más para que la flor florezca. Se debe ajustar el pH para que en esta fase la planta tenga los valores más altos en Fósforo y potasio y el Nitrógeno ahora no es tan importante. El pH recomendado para que la planta sea sana y vigorosa va a oscilar entre 6.0 y 6.2. Así facilitaremos a la planta para su floración y que su esfuerzo se rápido y cómodo.

¿Cómo podemos medir el pH de nuestra planta?

Existen en el mercado muchos aparatos que se encargan de medir el pH de nuestra planta, desde reactivos del pH que se les echan al agua y reaccionan al pH con colores para que nos ayude a saber que pH usamos,  hasta medidores de pH digitales, que poniéndolo sólo en el agua bien calibrado nos va a hacer la lectura del pH rápidamente.

Si nuestro PH se sobrepasa o no llega, ¿Cómo podeos ajustarlo? Existen en las tiendas Grow shop productos alcalinizantes para subir o bajar el pH de nuestra agua, y poder regar con toda tranquilidad nuestra planta. Asegúrate estar bien asesorado y usar los productos más adecuados a este fin.

Cómo regar mi planta de marihuana y sus cuidados durante su riego

Una vez que ya sabemos los tipos de riego que existen, y cómo debe ser el pH que vamos a necesitar en nuestra planta de marihuana. Ya podemos proceder a saber cómo y cada cuanto tiempo regar nuestra planta.

¿Cada Cuánto tiempo debemos regar nuestra planta de Marihuana?

Todo depende de muchos factores, como por ejemplo, de lo grande que sea el tiesto o maceta, si está plantada en la tierra,  del tiempo que ya tenga la planta, etc.

Según el tamaño del tiesto

Si la planta se encuentra en una maceta pequeña, debemos regar con más frecuencia que con un tiesto mayor ya que hay menos tierra y por lo tanto el consumo de sus nutrientes se hace más rápido.

Según si está plantada en la tierra

Dependiendo del tipo de Tierra que tengamos así se deberá regar con mayor o menor frecuencia. Si la tierra es muy seca se deberá regar con más frecuencia e incluso usar un sistema de regadío anteriormente explicado para asegurarnos que la planta tenga la humedad necesaria para crecer. Pero si la tierra tiene buena humedad, apenas se debe regar porque podemos abusar de los nutrientes y cargarnos la planta.

Según el tiempo que ya tenga nuestra planta

Las plantas jóvenes necesitan menos agua que las plantas con más tiempo. También se debe tener en cuenta que en la época de floración la planta va a necesitar más riego.

En conclusión, lo que podemos decir es que si tu planta es de exterior y está plantada en la tierra, la mejor solución es regarlas a través de sistemas de regadío para ahorrar en costes y dar seguridad a que todas las plantas estén bien húmedas. Pero si nuestra planta es de interior el proceso será como cualquier otra planta que esté en maceta, controlar que tenga buena luz y que se mantenga húmeda para facilitar su crecimiento.

¿ Te atreves a tener y cuidar tu propia planta de marihuana?

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *